Cómo eliminar una plaga de ácaros?

Si quieres eliminar ácaros en tu domicilio o en tu empresa, nosotros te proporcionamos soluciones

para realizar los tratamientos de desinsectación más adecuados.

Llámanos y uno de nuestros expertos te informará de cuál es la mejor solución

Teléfono 934 280 206

Móvil 608 058 910

imagen de unos ácaros

Los ácaros

Los ácaros del polvo doméstico son apenas visibles en el microscopio y tienen un tamaño que varia entre 200 y 500 micras. No son insectos: pertenecen a la clase de los arácnidos (igual que las arañas), tienen 4 pares de patas y un cuerpo dividido en dos partes. Existen más de 30.000 especies diferentes descritas, pero se sabe que existen muchísimas más aun no clasificadas. Las principales especies responsables de las alergias son Dermatophagoides farinae y Dermatophagoides pteronyssimus.

Hay ácaros en medios terrestres, acuáticos y son en su mayoría depredadores. Viven entre dos y tres meses, en los cuales realizan uno o dos puestas de huevos, de entre 20 y 40 unidades.

Los períodos más propicios para la reproducción son la primavera y el otoño, y crecen especialmente en entornos húmedos (entre el 60 y el 80% de humedad relativa) y a temperaturas estables y relativamente altas (26-32 °C)

Se encuentran por toda la casa. Se alimentan de escamas de piel humana o animal y abundan en colchones, mantas, almohadas, sofás.

¿Por qué son un problema?

Son un problema porque sus excrementos y los muertos se dispersan en el polvo fino que es inhalado por los habitantes del recinto. Este polvo es el causante de la alergia perenne y de los síntomas del asma. La alergia a los ácaros del polvo doméstico se debe específicamente a las proteínas presentes en las heces y los restos de los propios organismos muertos. También tienen un papel importante en la dermatitis atópica. Si hay mucha cantidad también pueden picar a las personas.

Para prevenir es aconsejable:

  • Airear diariamente las habitaciones.
  • Ventilar las estancias durante 30 minutos cada día, incluso (y especialmente) en invierno.
  • Elegir muebles cerrados, como las cómodas, en lugar de estanterías, para evitar la acumulación de polvo.
  • Poner los colchones al sol, y lavar frecuentemente la ropa de cama, mantas, etc. a más de 60ºC.
  • Proteger los colchones y almohadas con fundas antiácaros.
  • En algunos ambientes con poca ventilación, utilizar ionizadores y/o purificadores de aire.